Compartir

USO DE RAZON: El costo de la ineptitud: $830,000,000,000.00 por Pablo Hiriart

Desde antes de las elecciones advertimos que los populistas son ineficaces por definición a la hora de gobernar, y lo que estamos viendo confirma plenamente lo dicho.

Antes de asumir el poder, en un par de semanas, han provocado pérdidas cercanas a los 830 mil millones de pesos.

Con la decisión de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, BBVA perdió en Bolsa 200 mil millones de pesos.

Lo anterior no cuenta lo que esa institución perdió en otras bolsas por esa misma causa, la cancelación del NAIM.

Las Afore perdieron, por la caída de la Bolsa a raíz de esa cancelación, 131 mil millones de pesos.

Con los finiquitos que se tendrán que pagar a las empresas contratistas, más lo que ya está invertido y lo que es irrecuperable, pues ya se pagó, está en fierros, diseños, aparatos, etcétera, se tiene una pérdida de 350 mil millones de pesos.

El jueves se presentó la iniciativa de Morena para quitar, de golpe y porrazo, sin consultas ni diálogos, las comisiones que cobra la banca.

Tal acción tuvo un impacto en la Bolsa que provocó pérdidas a los bancos, al día siguiente, por 82 mil millones de pesos. Y en tres días, por 125 mil millones.

La cancelación del aeropuerto en Texcoco fue tomada en todo el mundo (salvo en la oficina de la colonia Roma) como una barbaridad económica.

Se desperdiciaban cientos de miles de millones de pesos, y además se obligaba a gastar más en la construcción de nuevas pistas e instalaciones en Santa Lucía, que no es viable para la aeronáutica comercial si opera al mismo tiempo que la actual terminal aérea.

Con lo anterior se encendieron los focos amarillos de las calificadoras internacionales, nos pusieron bajo la lupa, y el peso tuvo una pronunciada pérdida frente al dólar. Algo inaudito, inédito por un tropezón en una obra de infraestructura.

Esa devaluación provocada por una mala decisión económica y técnica, elevó el dólar y en consecuencia el costo del servicio de la deuda externa se incrementó en 24 mil millones de pesos.

Al grano: por las malas decisiones del equipo del presidente electo, se perdieron 830 mil millones de pesos en dos semanas.

Dijeron en campaña que todas sus obras se financiarían con el abatimiento de la corrupción, la que estimaron en 500 mil millones de pesos.

Bueno, un mes antes de empezar a gobernar ya provocaron pérdidas por 830 mil millones de pesos.

Es el costo de la ineptitud. Más lo que falta.

Puestas en números, las pérdidas asociadas a malas decisiones del gobierno que va a entrar en dos semanas, se escriben así:

$830,000,000,000.00

Todos los populistas son ineficaces y el gobierno que viene –las cifras lo dicen– no parece ser la excepción.

El problema es que los populistas nunca admiten sus fallas y buscan culpables a los cuales endosar sus errores y, desde luego, castigar.

Como publicamos muchas veces en este espacio, antes de las elecciones, los populistas se dicen víctimas de otros que les impiden realizar el sueño del pueblo, y cargan contra los que ellos construyen como sus enemigos.

El primero suele ser la prensa y los medios de comunicación en general, ya que es su tarea decir cómo están las cosas.

Y al decirlas se ganan la animadversión del populista y pasan a ser estigmatizados por el gobernante. Fifís, camajanes, golpistas, herederos del traidor Victoriano Huerta, conservadores y sensacionalistas.

Eso se trasmite a la calle y comienza la presión del “pueblo bueno” contra los medios, sus periodistas y sus lectores o escuchas. Polarización social.

Luego los culpables serán los empresarios que “no se la juegan con México”, suben los precios, sacan sus recursos, objetan los planes, piden amparos.

El Banco de México está en la mira para descargar culpas, por obstruir la cuarta transformación.

No se escaparán el INE (que ya ni cuenta para las “consultas”), la Suprema Corte, que será copada por parientes de los líderes morenistas, y militantes.

Y así nos iremos polarizando a medida que avancen las medidas equivocadas.

Todo esto hay que decirlo porque es lo que viene. Pero se puede evitar si hay corrección a tiempo.

Para eso se requiere una humildad que por ahora no vemos en los próximos gobernantes, que ya han provocado un daño por ochocientos treinta mil millones de pesos.

Dejar un Comentario