Compartir

USO DE RAZON Habrá circo para rato por Pablo Hiriart

USO DE RAZON

Habrá circo para rato

por Pablo Hiriart

Después de los errores garrafales cometidos antes de iniciar la presidencia y que le han costado al país y a empresas cantidades exorbitantes de dinero, no se avizora un buen desempeño económico del próximo gobierno.

Ni de chiste vamos a crecer al cuatro por ciento, como lo prometieron.

No hay dinero que alcance para cumplir sus ofertas.

A cambio, nos darán circo.

Andrés Manuel López Obrador anunció ayer que hará una consulta popular, y “si el pueblo pide justicia” irá contra los expresidentes Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto.

Arranca, pues, el show del populismo en México.

Nada que no se haya dicho reiteradamente en éste y otros espacios: los populistas son ineficientes por definición, pues todos terminan por hacer daños irreparables a los países que toman en sus manos.

Y ante su incapacidad para cumplir con sus promesas económicas, buscan culpables. Dividen a la población de los países que gobiernan, y terminan por ocasionar un desastre.

El gobierno que viene en México no parece ser la excepción.

¿A quién se le ocurre someter la aplicación de la justicia a consulta popular?

A un populista. Y a Pilatos.

Si hay elementos para actuar contra alguien, que lo haga.

Pero preguntarle “al pueblo” si aplica la ley a determinadas personas, es una perversidad.

Con circo quiere que olvidemos la decisión de hígado de cerrar la construcción del aeropuerto internacional en Texcoco, que sumado a otros errores costaron pérdidas por 830 mil millones de pesos.

Así actúan los populistas, fallan en economía y compensan con dádivas y circo para la muchedumbre.

No se persigue a alguien porque cometió delitos, sino porque lo pide “el pueblo”.

Y el pueblo –es decir él y sus aliados– le va a pedir que persiga a los expresidentes que, con aciertos y errores, conforman el ciclo modernizador del país, en economía y en democracia.

Esa es la corrupción total de la procuración de justicia.

También es una perversión de la democracia.

Este fin de semana tendremos una consulta popular hecha a su estilo, a su manera, sobre diez temas.

Digo a su manera porque la hace su partido, Morena, no el INE. La boleta tiene los colores de Morena. De Morena son los que hacen las preguntas. De Morena los que organizan la consulta. Y de Morena los que cuentan los votos.

Vota menos del uno por ciento de los ciudadanos empadronados. No importa, es el “mandato popular”.

Pregunta a los votantes si están de acuerdo en “construir el Tren Maya que conectará los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, lo que fomentará la economía y el turismo”.

¿Alguien en su sano juicio puede oponerse a fomentar la economía y el turismo en esa región?

Distinto sería que nos preguntaran si queremos la construcción de un tren que va a requerir subsidios, partirá la reserva de Calakmul, carece de estudio de impacto ambiental, que no tendrá pasajeros ni carga para transportar.

Pero no se trata de eso. La decisión ya está tomada. Hay un presupuesto inicial asignado.

Se hace porque se hace. Me canso ganso.

De lo que se trata, pues, es de circo.

En la consulta preguntan si uno está de acuerdo en aumentar al doble la pensión de adultos mayores. Otorgar becas a millones de jóvenes. Reactivar la economía en el Istmo de Tehuantepec. Crear 400 mil empleos permanentes con la plantación de árboles frutales. Pensionar a un millón de personas que viven con alguna discapacidad. Internet gratuito para todos, sí o no. Hacer una refinería para producir gasolina con el petróleo de Pemex, etcétera.

Obviamente la respuesta va a ser sí a todo. Es una maravilla.

Pero como no habrá dinero que alcance, entonces tienen que buscar culpables.

El culpable será “el modelo neoliberal”.

Y el emblema de ese modelo son los expresidentes de 1988 a la fecha.

Linchamiento público para ellos.

Circo para el pueblo.

Dejar un Comentario